El prócer vivió en el país sólo 4 años. Se hospedaba en la zona céntrica de la Ciudad. Hoy sus restos descansan en la Catedral. 
Source: Clarin – Ciudades